lunes, 15 de diciembre de 2014

sobrepasarse mutuamente


El que tú seas basta. Y al hecho de que yo exista
déjalo, entre nosotros, que se quede en suspenso.
(Rainer Maria Rilke)


La materialidad de tu cuerpo cuando lo escribo a lápiz
    ahora indescriptiblemente tus pestañas dos silencios
               rugiente ceremonia en que la piel sonríe

                      soñemos

                que el fin nos sorprenda enlazados y remotos
                     llena la boca de una palabra impronunciable
           
       me adentro en tu espacio onírico y no hace falta
               que digas mi nombre o que recuerdes
         el perfume a gritos de la ausencia

                              estamos soñando

                         no deseo otra cosa que callar pronto
           dejar que seas tú invierno y hermosura
                       respiración compacta con la que duermo y hablo

           así la noche crece y despliega sus galas diminutas
               mientras tanto
  yo cierro el poema para no despertarte.

                       
         
       

       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada